El BNG alerta en Vigo de que los recortes en los servicios de emergencia sanitaria ponen en riesgo a población

|

El Bloque Nacionalista Galego alertó esta mañana desde Vigo de que los recortes que está aplicando el Gobierno gallego del Partido Popular en los servicios de emergencia sanitaria, y concretamente en el transporte terrestre, ponen en riesgo a población del área sanitaria de Vigo. Así lo señalaron después de una reunión con el responsable sindical de la CIG en el sector de las ambulancias, Óscar Graña, en la que participaron el portavoz municipal del BNG en Vigo, Xabier P. Iglesias, y la diputada y portavoz de Sanidad en el Parlamento gallego, Montse Prado. La frente nacionalista se compromete a revertir la política de recortes.

El concejal de la frente nacionalista en Vigo, Xabier P. Iglesias, volvió a denunciar que la política sanitaria del PP "de recortes y más recortes, de privatización sobre privatización", convirtió la ciudad olívica y el conjunto del área sanitaria en la "zona cero del destrozo sanitario". En este sentido, recordó la imposición de un hospital privatizado y recortado, el desmantelamiento parcial del Meixoeiro, la situación de colapso de la atención primaria y del PAC, el recorte a la mitad del proyecto de nuevo centro de salud en la villa de Bouzas o la nefasta gestión del concierto especial de Povisa. "Ahora vemos como a la falta estructural de suficientes ambulancias para atender la principal ciudad de Galicia se añaden nuevos recortes tanto en las dotaciones de emergencia como en el transporte programado", advirtió.

Por su parte, Óscar Graña detalló que las últimas decisiones adoptadas por el Sergas supondrán una mayor precarización del servicio de ambulancias. En relación a las ambulancias de emergencia, Graña explicó que ahora se pretende que las dotaciones puedan actuar únicamente con el personal conductor sin ningún técnico o técnica, lo que supone comprometer la capacidad de intervención de las propias ambulancias. Aliás, en lo relativo al transporte programado el representante sindical de la CIG rechazó la pretensión de sustituir el servicio que se presta con ambulancias por taxis. "Un taxi no puede transportar a una persona de su cama hasta lo centro médico, hace apenas un servicio porta la puerta, y hablamos de pacientes que por sus circunstancias pueden empeorar sus condiciones", resumió.

Revertir los recortes

Delante de esta situación, el BNG comprometiera de manera firme a impulsar a partir de las elecciones gallegas del próximo 5 de abril a reversión de todos estos recortes. "Hablamos de servicios de emergencia, en los que la dotación de personal y el tiempo de respuesta pueden marcar la diferencia entre un desenlace positivo o un fatal. En situación de vida o muerte estos recortes suponen una clara amenaza", explicó Montse Prado.

La diputada nacionalista criticó el hecho de que un área sanitario de alrededor de medio millón de personas disponga de apenas 2 ambulancias de soporte vital avanzado e inscribió estos recortes en una política deliberada que solo procura "desmantelar la sanidad pública" para alentar el negocio privado. A este respeito, denunció que mientras el 061 carece de las dotaciones suficientes para atender debidamente la población, el Sergas sigue echando mano de servicios de empresas privadas en condiciones muchas veces de precariedad y mismo con casos de claros incumplimientos de la normativa. "

El BNG denunciamos con rotundidad los recortes en los servicios de ambulancias en el área de Vigo, con menos dotación, con menos personal y con vehículos que no cumplen las condiciones", acrecentó para concluir que "las ambulancias son una pieza muy importante en la cadena asistencial y tienen que disponer de todos los recursos necesarios".





Comentarios