El PP considera que la prórroga de la concesión de autobuses es de dudosa legalidad y perjudicial para el Concello y los vigueses

|

El portavoz del grupo municipal del PP, Alfonso Marnotes, ofreció, esta mañana, una rueda de prensa para explicar que la prórroga de la concesión de autobuses es de dudosa legalidad y perjudicial para el Concello y los vigueses. Hoy, 8 de junio, finalizaba la concesión tras 25 años de servicio, pero el alcalde quiso alargarla 5 años más. “Ya dijimos que es una burla a los ciudadanos porque la prórroga de este contrato no exime de la posibilidad de que la concesionaria solicite que también se le indemnice por las pérdidas durante la crisis del Covid-19, ya que así lo pidió por escrito en mayo y lo ha ratificado ahora”, explicó Alfonso Marnotes.

El PP considera que la afirmación de Abel Caballero de que el COVID-19 paralizase el contrato es una auténtica mentira: “El alcalde paralizó el contrato mucho antes porque el nuevo tendría que estar ya listo en marzo, antes de esta crisis. Pero en esa fecha no estaba redactado ni el pliego. En diciembre de 2018 se acuerda denunciar la prórroga, finalizar el contrato en junio de 2020 y enviar a la Unión Europea el anuncio previo de la licitación. Pero entre esa fecha y marzo de 2020, en que aparecen los borradores, no se movió ni un papel. Es de muy dudosa legalidad que se pueda prorrogar un contrato, cuando ya se acordó denunciar la prórroga y finalizarlo. Es una irresponsabilidad y una negligencia no haber tramitado la nueva concesión. El alcalde mintió. No había riesgo de quedar sin servicio ya que la Ley 16/1987, de 30 de julio, de Ordenación de los Transportes Terrestres, en su artículo 82, aprobada por Abel Caballero, siendo ministro, dice textualmente: ‘cuando finalice el plazo de vigencia de un contrato sin que haya concluido el procedimiento tendente a la adjudicación de uno nuevo para la prestación del mismo servicio, el anterior contratista deberá prolongar su gestión, cuando así se lo requiera la Administración’.


Por tanto, no había que prorrogar el contrato cinco años sino sólo mientras otra empresa no se hiciese cargo y el servicio quedaría garantizado. El alcalde miente también cuando asegura que es posible que ninguna empresa se presentase teniendo en cuenta la situación actual de crisis, Sin embargo, sirva como ejemplo que, ahora mismo, la Xunta de Galicia está tramitando la concesión de 1.300 líneas de autobús interurbano y tiene ofertas de sobra.

Por último, en cuanto a la compensación a la empresa por la disminución del servicio por el COVID-19 “dudamos de que exista un perjuicio porque la empresa aplicó un ERTE a los trabajadores y mantuvo los autobuses en las cocheras, con lo cual rebajó sus gastos. En todo caso, aquí se ha prorrogado el contrato sin más y además la concesionaria advierte de que se le tiene que compensar, con lo que la prórroga no exime de la indemnización. Pero mientras en otras ciudades españolas se prorrogará el contrato para compensar a la empresa, aquí se prorrogará y además se compensará, por lo que el perjuicio para el Concello y los vigueses es doble”, explica Alfonso Marnotes.

El portavoz popular le pregunta a Abel Caballero cuál es la razón real de que se hiciese esta prórroga y se indemnice a la empresa cuando el COVID-19 no impide una nueva licitación, las empresas de transporte están concurriendo con normalidad a todas las licitaciones públicas y el servicio quedaría garantizado por la propia ley que aprobó siendo ministro.

Comentarios