La Policía Nacional de Vigo detiene a una pareja que distribuía droga desde un bar de la calle San Cristovo, imputándoles por ello un delito contra la salud pública

|


  • El dispositivo estaba incluido en el plan especial de lucha contra el tráfico de droga de la Comisaría de Policía de Vigo, tendente a la eliminación de puntos negros de venta de drogas
  •  Las sustancias estupefacientes y el dinero estaban distribuidos en las diferentes estancias del establecimiento y oculta en enseres habituales
  • Fruto de la investigación se intervino una importante cantidad de hachís, cocaína y dinero en efectivoç



La Policía Nacional ha detenido a un varón español de 46 años de edad y a mujer cubana de 29, ambos con domicilio en Vigo, por un delito de Tráfico de drogas.

Control en la zona

La investigación se inició a mediados del pasado mes de agosto y dentro del Plan Especial de Lucha Contra el Tráfico Medio de Drogas que esta Comisaría está llevando a cabo, tras tener conocimiento por investigaciones previas de la posible existencia de un punto negro de venta de drogas en la zona de Candeán-Subida a Madroa.

Como resultado de lo anterior y por las investigaciones realizadas se comprobó que era constante el trasiego de compradores por la calle San Cristovo, con el incremento de inseguridad que ello conllevaba para los vecinos.

Además los agentes observaron que los compradores accedían al interior de un bar donde realizaban un rápido intercambio, para a continuación marcharse del lugar.

También confirmaron que estas personas adoptaban diversas medidas de seguridad y tenían un especial cuidado cuando contactaban con los potenciales compradores.

Por todo ello se elaboró un amplio dispositivo en el cual varios indicativos y agentes se dispusieron estratégicamente por la zona.

Entraba y búsqueda

Sería a primera hora de la noche, cuando los agentes accedieron al interior del local donde observan a una mujer que se encuentra en el interior de la barra del bar hablando con un varón que estaba por la parte exterior.

Al percatarse de la presencia de los agentes este varón salió hacia la cocina, siendo seguido por un funcionario que lo interceptó, identificó y le realizó un cacheo preventivo de seguridad, localizando diversas papelinas de cocaína.

Al tiempo otros dos policías se dirigían al almacén y realizaban una requisa en la que descubrieron una bolsa con sustancia blanca que parecía ser cocaína, así como diversos recortes de plástico.

Mientras continuaban las comprobaciones, uno de los agentes localizó en la cocina una olla metálica que contenía en su interior cuatro barras de hachís con un peso cercano a los 450 gramos, y otra olla de barro que contenía 69 dosis de cocaína y algo más de 30 gr. de hachís.

Además descubrieron otras pequeñas cantidades de droga dentro de servilleteros, y otros objetos, junto con varias básculas de precisión, y casi 900 euros en efectivo.


Por todo ello se procedió a la detención y traslado de esta pareja a comisaría, donde se les tomó declaración y se confirmó que el varón ya contaba con antecedentes policiales anteriores.




Comentarios