La Policía Nacional detiene a un varón en Vigo que en el 2005, su familia presenta certificado defunción y cobra un seguro por fallecimiento, pero en el 2019, el muerto "resucita en España", y es acusado de un delito de Estafa

|

  • En el año 2005, la familia de un ciudadano colombiano que regreso a Colombia después de residir en España, presenta un certificado de defunción en la compañía de seguros en España, donde el fallecido tenía un seguro de vida
  • Después de presentar la familia los certificados de defunción, la compañía de seguros española, les abona sobre 200.000 euros de indemnización por fallecimiento
  • En el año 2019, un ciudadano colombiano solicita asilo en España, y presenta la documentación en la Comisaria de Vigo para tener su residencia temporal por asilo
  • Las comprobaciones en solicitudes de asilo son muy rigurosas, y al chequear los datos de filiación del solicitante y sus huellas dactilares, en la base de datos de Policía Nacional, aparece que esas huellas corresponden a otro ciudadano que ya había vivido en España


La Policía Nacional, ha detenido a un varón de 46 años de edad, de nacionalidad colombiana y con domicilio en Vigo, por un delito de Estafa.

Un ciudadano muerto en el 2005 en Colombia "resucita" en Vigo en el 2019

Los detalles de la investigación comienzan a finales del año 2019, cuando un ciudadano colombiano, presenta su solicitud de Asilo Político en la Comisaría de Vigo.

Los trámites de Asilo son minuciosamente comprobados por los agentes de policía de la Brigada de Extranjería y Fronteras, así que recibida la documentación necesaria, y tras la toma de huellas del solicitante, se comprueban todos los detalles en las bases de datos policiales.

Al hacer la comprobación de las huellas dactilares, el sistema nos indica, que con esas huellas estaba dado de alta otro ciudadano colombiano distinto, y que tiene su salida de España en el año 2005, dando comienzo una investigación del Grupo UCRIF, de la Brigada de Extrajera y Fronteras, para saber quién es realmente la persona que solicita el asilo.

Comienza una compleja y larga investigación

Los investigadores, tienen el trabajo de saber si el ciudadano que en el año 2005 residió en España lo hizo con documentación falsa, o la está presentando el ciudadano colombiano de ahora.

Se pide colaboración en la investigación a la Policía de Colombia, a través de Interpol, con el fin de esclarecer la identidad real de este solicitante de asilo colombiano.

Después de varios meses en el intercambio de documentos y conversaciones con la Policía Colombiana, se nos confirma que el ciudadano que residió en España hasta el año 2005, había fallecido al poco de llegar a Colombia en ese mismo año 2005.

Se inicia entonces un nuevo intercambio de colaboración con la Policía colombiana, se le solicita fotos y huellas del fallecido que obrasen en las bases de datos de la Policía de Colombia, para hacer la comparativa con las obtenidas en la documentación en las bases de datos de la Policía Nacional en España.

Unos meses más tarde, la policía colombiana nos envía la fotografía del fallecido y las huellas del mismo a España, y los investigadores de la Comisaría de Vigo-Redondela, hacen el cotejo con lo enviado, y comprueban con certeza que el "muerto" estaba "resucitado" en Vigo.

Pero la perplejidad es mayor, cuando por distintas líneas de investigación, se descubre que en el año 2005 hubo solicitud de indemnización por parte de los familiares en Colombia, a una compañía de seguros en España, por el fallecimiento de su familiar, y que en su momento, presentaron certificados que avalaban organismos oficiales de Colombia, sobre el fallecimiento de ese familiar.

Se llega a la conclusión por las informaciones de la Policía Colombiana, que el documento era en papel y formas legales en Colombia, lo que demuestra que el "fallecido" pagó a un funcionario para obtener dicho documento de fallecimiento.

Y una vez averiguado que compañía española pagó la indemnización por fallecimiento de este ciudadano, se conoce que la cantidad pagada, y percibida por los familiares, era una cantidad que ronda los 200.000 euros.

Lo dice el refrán, "la avaricia rompe el saco"

El regreso a España de dicho ciudadano colombiano en el año 2019, levantó una trama bien orquestada para darse por fallecido fraudulentamente, y cobrar una sustanciosa cantidad de euros.

Su regreso no solo ha descubierto su estafa a la compañía de seguros, si no que también por presentar documentación falsa para la obtención del asilo, este le es denegado, teniendo ahora orden de expulsión de España, pero pendiente de responder ante la justicia española por la Estafa cometida contra una compañía de seguros, por los 200.000 euros,

Comentarios