El PP pide al alcalde que deje de improvisar con el futuro de Samil y que se regule, de una vez por todas, en el Plan General

|

  • Está actuando sin ton ni son, autorizando nuevas concesiones, dejando otras con zonas verdes: no sabe ni lo que quiere hacer
  • La regulación de Samil le corresponde al Plan General, no a decisiones de un alcalde que no tiene ninguna intención de regenerar esta zona


El portavoz del grupo municipal del PP, Alfonso Marnotes, pide a Abel Caballero que deje de improvisar con las actuaciones en Samil porque está hipotecando su futuro y que se regule, de una vez por todas, en el Plan General. “El alcalde está actuando de manera arbitraria e improvisada. Derribó el restaurante Jonathan, pero no se ganó un nuevo espacio sino que autorizó una nueva concesión para otro local de hostelería. Derribó el restaurante As Dornas e hizo todo lo contrario: una zona verde. Y ahora en el Camaleón no sabe qué hacer. Ya está bien. Le pedimos que no tome decisiones que hipotequen el futuro de Samil porque no depende del alcalde, depende del Plan General”, afirmó Marnotes.

El PP considera, como ya ha dicho en otras ocasiones, que el Plan General debe abordar de manera conjunta cuál va a ser la ordenación, los usos, los accesos, la recuperación de las dunas y la sustitución del muro. Las decisiones que el alcalde está tomando ahora van a hipotecar el futuro de Samil porque, si en el Plan General se decide otra cosa, habrá que indemnizar a las nuevas concesiones.

“Abel Caballero no tiene ninguna intención de regenerar esta zona porque no quiere copiar lo que hizo bien el gobierno del Partido Popular en O Vao. Quiere darle su seña de identidad a Samil, como hace con todo, y así no tiene ni idea de qué hacer porque no tiene una planificación para la playa. También podía preguntarle a su concejala, Elena Espinosa, por su plan de regeneración de Samil que presentó siendo ministra en el año 2010 y del que nunca más habló. Para este gobierno, el medio ambiente no es una prioridad. Samil es solo un ejemplo de su dejadez, pero ya hay actuaciones que han puesto en duda su interés por preservar nuestra naturaleza, como las masivas talas de árboles a las que, por desgracia, estamos acostumbrados”, concluyó

Comentarios