El PP de Vigo exige a Caballero que cumpla de inmediato la sentencia que condena al gobierno local por prácticas ilegales en materia de personal

|

  • La situación se ha agravado desde que Elena Espinosa entró en el gobierno en el año 2019 y se hizo cargo del área de personal
  • La sentencia supone un durísimo correctivo a Abel Caballero porque evidencia que durante años se ha actuado arbitrariamente


El portavoz municipal, Alfonso Marnotes, ha señalado, con respecto a la sentencia del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo Nº 1 de Vigo en materia de personal del Concello de Vigo, que el fallo “ha condenado al gobierno de Vigo por prácticas ilegales en materia de personal realizadas durante años: nombramientos a dedo para puestos de trabajo de funcionarios municipales y falta de convocatoria pública.” Esta sentencia se viene a añadir a otras muchas condenas al gobierno de Vigo por discriminación y vulneración de derechos de los empleados públicos por denuncias de distintos trabajadores.

La situación se ha agravado desde que Elena Espinosa entró en el gobierno en el año 2019 y se hizo cargo del área de personal. Desde entonces, lo único que ha conseguido es que las denuncias y las sentencias se sucedan una tras otra y no haya adoptado medida alguna para corregir la situación. Todo lo contrario, el gran éxito de Elena Espinosa ha sido poner de acuerdo a todos los representantes de los trabajadores de todos los sindicatos con representación en el Comité en reprobar su gestión y pedir su dimisión.

“La sentencia supone un durísimo correctivo a Abel Caballero”, señaló Marnotes, porque evidencia que durante años se ha actuado arbitrariamente, haciendo nombramientos de manera provisional “a dedo”, eludiendo convocatoria pública y concurso de méritos, ignorando informes internos, como el del secretario municipal, y sentencias anteriores como una similar dictada hace dos años que según el propio juzgado “contenía un mensaje contundente respecto del que, más de dos años después, se continúa haciendo caso omiso”.

No se puede garantizar que el Concello de Vigo sirva con objetividad a los intereses de la ciudad si se discrimina a unos empleados públicos y a otros se les favorece, si se evita el concurso público, o si no se tienen en cuenta los méritos del personal. Los trabajadores no pueden promocionar internamente, dependen de una decisión de Abel Caballero o Elena Espinosa y esas decisiones ahora se ven que han sido ilegales.

Por eso el PP pide que cumpla la sentencia de inmediato, porque como señala el juzgado: “el respeto y cumplimiento de la Ley no puede esperar”.

Comentarios