El PP denuncia que el servicio de autobús a las playas llega tarde y reducido, con menos líneas a los arenales, a pesar del Covid

|

  • A Abel Caballero, el Covid le da igual y por eso no es capaz de pedirle a Vitrasa que refuerce las líneas a las playas para evitar aglomeraciones
  • El PP lamenta que elimine la línea 23 hasta Samil y la 4C hasta O Vao, que sí funcionaban en años anteriores

El concejal Jesús Marco González denunció que el servicio de autobús urbano a las playas llega tarde, esto es con la temporada ya iniciada hace un mes, y con menos líneas, a pesar del Covid. “Abel Caballero anunció un servicio especial de bus urbano a las playas con siete líneas. Algo que ya existe todo el año, no es nuevo. Lo único que hizo fue ampliar la línea C3 hasta Samil, que ya se venía ampliando durante todos los fines de semana del año, con lo cual no es ninguna novedad. Además elimina la ampliación a Samil de la línea 23 (termina en Martín Echegaray en vez de seguir a Samil como los años anteriores) y la 4C (termina en el cementerio de Bouzas en vez de seguir hasta O Vao). A todo esto se suma que en la línea C3 sólo hay 12 vehículos diarios, cuando el año pasado había 14”, explicó Jesús Marco González.

“Pedimos más ampliaciones a Samil y a O Vao, en las líneas 23 y 4C, como todos los años, y con más razón ahora que los contagios están repuntando. El servicio a las playas llega tarde, con la temporada ya iniciada y además es deficitaria. Los viajeros se seguirán quedando en las paradas porque los aforos, en época Covid, son reducidos. En los buses de 10 metros, caben 39 personas; en los de 12 metros, 51 y en los de 18, 76 viajeros”, añadió el concejal.

“Y seguimos sumando agravios a los viajeros. Abel Caballero ha suprimido la línea 20 (a la residencia de mayores Santa Marta) y la línea 9, que llega a Ifevi, sigue colapsada, a pesar de que le hemos pedido, en reiteradas ocasiones, que la ampliase”, afirmó Jesús Marco González.

 “Es una tomadura de pelo del alcalde a los vigueses. Le pagamos una indemnización millonaria a Vitrasa y Abel Caballero no es capaz de exigir nada. Está jugando con el dinero de los vigueses. Y el servicio no es que sea malo, es que es peor que malo. Es una vergüenza. Se ríe en la cara de los vigueses y además va a propiciar que los autobuses se colapsen en verano. Abel Caballero está perdido y no sabe cómo gestionar esta pandemia. Lleva un año dando bandazos y los contagios siguen subiendo, entrando en la quinta ola. Desde luego como alcalde no está haciendo nada para evitarlos y tampoco le importa”, concluyó Jesús Marco González.

Comentarios