La presidenta de Puertos Galicia y la delegada de la Xunta , Marta Fernández-Tapia en su visita al puerto de Canido hablaron sobre la construcción de la nueva lonja que tendrá importe de cerca de 300.000 euros

|

La Xunta de Galicia prevé finalizar en las próximas semanas las obras de dragado del puerto de Canido, en el ayuntamiento de Vigo. Así lo trasladaron esta mañana a presidenta de Portos de Galicia, Susana Lenguas, y la delegada territorial de la Xunta en Vigo, Marta Fernández-Tapias, en una visita a las obras en las que el ente público dependiente de la Consellería del Mar invierte 144.000 euros.

Las dos representantes del Ejecutivo gallego recordaron que esta actuación responde a una demanda reiterada del sector portuario de Canido y permitirá recuperar el calado necesario para la normal operatividad del muelle así como el acceso, amarre y fondeo de la flota en condiciones de seguridad. En concreto, las obras consisten en la extracción de áridos en parte de la dársena hasta conseguir la cuota -2 en bajamar y el volumen total de material para dragar es de cerca de 6.000 metros cúbicos.
La presidenta de Portos de Galicia y la delegada de la Xunta en Vigo también incidieron durante su visita al puerto de Canido en que las obras del dragado se suman a las que el ente público tiene en licitación para la construcción de la nueva lonja de este mismo muelle. Se trata de una actuación en la que el Gobierno autonómico invertirá cerca de 300.000 euros por lo que “la inversión total de Portos de Galicia en el muelle de Vigo asciende este año a cerca de medio millón de euros”, subrayó Susana Lenguas.
El nuevo edificio pretende dar respuesta a las necesidades operativas de la cofradía de Canido y complementa la zona de lonja con un pequeño espacio para usos complementarios, de acuerdo con el demandado por los actuales usuarios. Se trata de una edificación de una única altura con características similares a las de su entorno para mejorar su integración. La superficie del inmueble será de 130 metros cuadrados.
Por lo que respecta a la distribución de espacios, acogerá una zona de ventas de la lonja con cámara frigorífica y zona de lavado, un local general de instalaciones, oficina para la cofradía; vestuarios masculino y femenino y oficina para otros usos, con aseo propio. El acceso a la zona de venta consistirá en un soportal de 12 metros cuadrados que facilitará la carga y descarga de mercancías.
Finalmente, la construcción de la edificación se complementará con la reordenación de la zona de aparcamientos exteriores, existentes en la zona limítrofe. Además, el espacio contará con todos los servicios básicos y de telecomunicaciones. 






Comentarios